(54-11) 4394-1525
info@brandam.com.ar

Notas

Casos clínicos

Historia

Si bien hoy los implantes dentarios están en auge, es una disciplina que viene estudiándose desde muchos años atrás.

Andrew, relata haber encontrado en las ruinas de Copan (Honduras) un cráneo de la época de los mayas con una roca negra que estaba reemplazando un incisivo inferior, quizá éste sea el caso más antiguo de implante dentario que se conoce.

Guyon y Dupont en 1615 preferían re-implantar dientes extraídos y fijarlos a sus vecinos (Férula).

El implante de dientes naturales, fue mencionado por Paré en 1564 y por Allen, en 1685. "A más tardar en el siglo XVIII, será la gran moda. Muchos odontólogos realizarán hasta 6 implantes por semana, teniendo por supuesto diferentes resultados. Los mejores cuando se hayan podido disminuir las infecciones y la oportunidad de no tener ninguna enfermedad bucal y general en el paciente. Además se debe prestar atención a que el diente debe ser lavado con agua tibia".

Los auto-transplantes fueron realizados sistemáticamente durante largo tiempo, pero el éxito de los mismos variaba desde unas semanas hasta doce años, pero indefectiblemente se caían mostrando reabsorciones radiculares. Younger en 1875, realizó con trépano un alvéolo artificial para el reimplante de un diente natural.

En los tiempos siguientes, se concentraron las investigaciones con el fin de encontrar un material que no sufriera las consecuencias de la reabsorción radicular. A tal fin,

Harris implantó en 1887 un diente de porcelana cuya raíz era de oro. Otros autores intentaron implantes con raíces de celuloide, diferentes tipos de porcelana o bien de caucho.

Znamensky, 1891, conoció el significado de la perforación de la raíz, a través del tejido de cicatrización en el hueso. Sus primeras investigaciones las realizaron en perros y luego de los resultados, incursionó en humanos. Además prefería la realización de dos implantes colocados en ambos lados con el fin de mejorar la retención.

Fundamentalmente, las investigaciones estaban dirigidas para conocer cual era el material aloplástico que era mejor tolerado por el organismo; en segundo término, sobre cuál era la forma que debía tener dicho implante para no comportarse como cuerpo extraño y tener el riesgo de la expulsión del mismo.

Los primeros resultados obtenidos en la investigación sistemática y probando diferentes materiales, fueron aportados por Schroder en 1911, quién colocaba marfil como material conveniente para implantes endóseos, que al ser observado microscópicamente, no producía tejido de granulación alrededor, sino que era rodeado por hueso sano.

En 1929 con el descubrimiento del vitalium como material aloplástico, los estudios toman nuevos impulsos.

En 1943 Strock (fijaciones trans-dentales) relata un método para fijar los dientes, que habían perdido la relación de corona clínica con la raíz, este se realizaba fijando, a través de la raíz, un perno de vitalium al hueso. El fin de esta terapia era la de mejorar la relación perdida de largo radicular/corona, protegiendo al diente de las fuerzas traumáticas y prolongando de esta manera su tiempo de permanencia en la boca.

En el mismo tiempo Lew y Kestenbaum relatan los primeros implantes submucosos, pero según Lentrodt realizaban los mismos en condiciones no fisiológicas lo que producían grandes reacciones del organismo y perdida de los mismos.

Los implantes sub-periostales fueron preconizados por Müller (1937), quién colocó en el paladar un implante en forma de red de alambre debajo del periostio, del cual emergían perforando la mucosa 4 ó mas pilares que hacían de soporte de la prótesis.

Los escasos éxitos con los implantes sub-periósticos, motivaron que diferentes autores incursionaran en otro tipo de anclaje: fueron creados de este modo, los implantes endo-óseos.

En 1939 Strock publicó un implante de un tornillo en forma de sacachorchos confeccionado en vitalium. Unos años mas tarde (1947) Formiggini ( dibujo) lo repitió en alvéolos frescos. Chercheve (1962) desarrolló el implante a fuste de titanio. El mismo se trataba de un tornillo helicoidal con un largo cuello que emergía de la mucosa; Tramonte (1965) que inventó un tornillo auto filetante , ambos utilizaron titanio, Heinrich (1971) uso tantalio ,Sandhaus (1971) en óxidos de aluminio cerámico. Scialom (1962) realizó agujas de tantalio , las cuales eran colocadas en el hueso en tres diferentes direcciones y los emergentes de las mismas se unían con acrílico o amalgama de manera de realizar un muñón semejante al dentario.

En 1966 Linkow introdujo los implantes a láminas y desde entonces han sido utilizados muchos tipos de ellas. Las mismas estaban confeccionadas originalmente en cro-ni-mo , hoy se las realizan en titanio que actualmente es el material de elección para implantes endo-óseo (actualmente en desuso).

Más del 90% de los implantes utilizados hoy están realizados en este material. El implante se comunica con la boca por medio de un cuello que atraviesa la mucosa y de este modo nace un muñón, sobre el que se construirá la futura prótesis.

Es inevitable hablar un poco de "oseointegración": ¿qué es, de dónde proviene, cómo se llegó a estos conceptos y quienes la desarrollaron?

Veamos lo que se refiere a la historia de la implantología actual. En la última década muchos fueron los profesionales que trabajaron en la misma dirección como Schulte y Heimke con el" Implante Inmediato de Tübingen ".

Este implante fué confeccionado con forma de un cono escalonado que tenía en su superficie estructuras lacunares. Con ambas formas se lograba acrecentar la superficie de contacto entre el hueso y el implante.

El material utilizado era óxidos de Aluminio cerámicos y fue realizado en primera isntancia para ayudar a los niños a reemplazar el primer diente que se pierde, como frecuentemente resultan ser , por caídas, los incisivos sobre todos los superiores.

La técnica es la de mantener el mayor espacio alveolar posible y en las mejores condiciones. El implante va colocado en el alvéolo vacio y luego se lo deja descansar libre de cargas entre 4 y 6 meses, ya sea si se trabaja en el maxilar inferior o en el superior. Si bien su desarrollo fue hecho para reemplazar el primer diente que se pierde, luego fue experimentado para solucionar problemas de edentación.

De izquierda a derecha 1)implante IMZ (Kirsch) 2)IMZ recubierto en hidroxiapatita (Kirsch IME) 3) Implante de Tubingen Frialit I4) Frialit II tipo Tubingen.

Koch y Kirsch desarrollaron el IMZ , el cual fue confeccionado en titanio y fue el primero en tener una superficie de Plasma-flame-spray y caracterizarse por poseer en su interior un sistema de plásticos cambiables (IME- Intra Movil Element)para asemejarse en su función al movimiento natural del periodonto dentario.

Esto, se decía absorbía las fuerzas de la oclusión, distribuyéndolas de manera fisiológica ( Actualmente se demostró que no es absolutamente necesario). Ocurre que los dientes poseen un movimiento natural y los implantes , una vez que estan oseointegrados, no poseen ningun tipo de movimiento. Se unen al hueso de manera tan íntima que estan rígidos.

Branemark, descubre como un osteonblansto se une al hueso y fue el primero que mencionó el término óseointegración.

De esta manera comenzó a marcar un camino implantológico y protocolizar todos los actos quirurgicos a partir de 1977 con notas en el Scandinavian journal of Plastic and Reconstructive Surgery, presentándolo a la comunidad científica internacional en 1982.

De izq. a derecha 1) Implante de Ledermann 2) Implante de 1 sola etapa 3) Implante de Branemark 4) Implante ITI.-

Al mismo tiempo un protocolo exacto y experiencias de laboratorio mostraron que el dejar el implante sumergido (debajo de la mucosa y carente de fuerzas) permitía que el hueso se desarrolle alrededor del tornillo, fijando el mismo. Se pudo demostrar también que hay una unión molecular de proteoglicanos que se une a la ultradelgada capa de óxidos de oxidos de titanio. De esta manera el implante esta unido al hueso. A esta unión se la denominó óseo integración. 

Ahora bién, ¿en dónde está hoy la implantología?

Muchas técnicas han convergido en un camino que casi todos los implantólogos aceptan.

El exhaustivo estudio al titanio, las demostraciones de que los materiales empleados son bio-inertes, han demostrado que esta terapia ha dejado de ser oculta y limitada. Tenemos estadísticas fehacientes que nos indican que el grado de fracasos es mínimo y día a día la industria nos provee de nuevos y mejores sistemas.

Actualmente poseemos estudios multicentricos en donde se han protocolizado los diferentes metodos de insercion implantológica.

Carga inmediata, carga diferida o carga semi inmediata.

El advenimiento del PRP (Plasma rico en Plaquetas) y de los injertos óseos ( auto y homo injertos) nos permite hacer mas predecible nuestra tarea.