(54-11) 4394-1525
info@brandam.com.ar

Notas

Casos clínicos

Bulimia y anorexia

Los nuevos conceptos de belleza obligan a muchas mujeres y hombres a mantener una figura esbelta, flaca y sexualmente atractiva. Para ello muchos pacientes adoptan conductas bulímicas lo que no constituye una conducta nueva ni una epidemia bulímica, sino que simplemente se observa un aumento de esta conducta con el consiguiente estudio y tratamiento.

La bulimia nerviosa y las conductas bulímicas son desordenes que afectan al 13% de las estudiantes secundarias. Las consecuencias de estas conductas pueden llevar a las/los pacientes a tener graves desordenes y, en situaciones extremas, poner en riesgo la vida de los pacientes. Los odontólogos deben estar prevenidos e intentar detectar todo cambio en los dientes que nos permitan hacer suponer que estamos en presencia de estos desordenes, siendo en muchos casos la única forma visible de detectar esta enfermedad. Las manifestaciones dentales siguen un correcto patrón que generalmente son irrefutables. El mayor cambio que se produce es la erosión de las piezas dentales, que debe ser claramente diferenciada de otros tipos de erosiones (bruxismo) y decalcificaciones dentarias.

Algunas restauraciones metálicas son afectadas por los ácidos gastrointestinales y por dietas ácidas.

Superficies dentarias afectadas en regurgitación y vómito: 
• Desgaste de todas las cúspides dentarias, en especial la de los caninos superiores.
• Desgaste de las caras palatinas de los incisivos superiores
• Desgaste de las caras palatinas de los premolares superiores y molares.

Aquellos enfermos que tienen el hábito de chupar limones presentan:
• Desgastes en las caras vestibulares de los incisivos y caninos superiores.
• Sensibilidad de los incisivos y caninos.
• Aquellos pacientes que suelen dejarse caer gotas de limones en la boca, tienen los mismos síntomas pero mas acotados y generalmente unilateral.
• Aumento de caries de cuello y enfermedad de encías.