(54-11) 4394-1525
info@brandam.com.ar

Notas

Casos clínicos

Tratamientos de conductos

El paquete vásculo nervioso que esta dentro de los dientes esta constituido por una arteria, una vena y un nervio. Este paquete vasculo-nervioso tiene por objeto darle vitalidad al diente y defenderlo de las agresiones externas como ser caries, frío o calor. Una de las formas de defensa es alejarse de los estímulos dolorosos , ello lo realizan generando una dentina que se denomina reaccional o secundaria.  

Ahora bien cuando la velocidad de la agresión es mayor que la velocidad que el diente posee para repararse, el paquete vásculo nervioso que está dentro de los dientes sufre una lesión irreversible con tratamiento médico ( antiinflamatorios o antibióticos) y debe realizarse la amputación quirúrgica de dicho paquete vásculo nervioso, comúnmente denominado nervio.  

La amputación  consiste en sacar dicho nervio, limpiar la cavidad remanente , agrandarla lo suficiente como para poder obturar la misma con materiales que permitan sellar el conducto radicular del hueso interno o bien colocar alguna sustancia medicamentosa y esterilizar la cavidad.  

Para ello se debe realizar una anestesia al paciente y mediante una apertura en el diente se tiene acceso al nervio que está en su interior, con elementos adecuados se retira el mismo, luego se pulen las paredes y se instrumenta para agrandar y cuando determinamos que está todo correctamente realizado, se obtura el mismo.  

La duración es de aproximadamente una hora y como ya he dicho normalmente se debe realizar anestesia.

Apicectomía
(Técnica por la cual se amputa la punta de la raíz cuando presentan grandes procesos y estos no se resolverían solamente con el tratamiento endodontico)

Cuando se nos presenta un caso en el que hay procesos infecciosos crónicos en el ápice radicular, debemos eliminarlo. La técnica

de extirpación del ápice radicular se denomina apicectomía. Para que lo entiendan mejor les mostramos una cirugía realizado en un canino superior izquierdo.